Servicios

Estudios de Biopsia

Existen varios tipos de biopsias.

Una biopsia por punción se denomina percutánea. Se extrae tejido mediante un tubo hueco llamado jeringa. Se pasa la aguja varias veces a través del tejido que se va a examinar. El cirujano utiliza la aguja para extraer la muestra de tejido. Las biopsias por punción a menudo se llevan a cabo utilizando una tomografía computarizada o una ecografía. Estas herramientas de imágenes ayudan a guiar al cirujano hasta el área correcta.

Una biopsia abierta es una cirugía en la que se utiliza anestesia general o local. Esto significa que uno permanece relajado (sedado) o dormido y sin sentir dolor durante el procedimiento, el cual se lleva a cabo en el quirófano de un hospital. El cirujano hace una incisión en el área afectada y extrae el tejido.

En una biopsia cerrada, se utiliza una incisión quirúrgica mucho más pequeña que en la biopsia abierta. Se hace una pequeña incisión de manera que se pueda introducir un instrumento similar al de una cámara, el cual ayuda a guiar al cirujano al lugar apropiado para tomar la muestra.

Citología tradicional

En una prueba de detección para cáncer de cuello uterino. Las células tomadas por raspado de la abertura del cuello uterino se examinan bajo un microscopio. El cuello uterino es la parte más baja del útero (matriz) que desemboca en la parte superior de la vagina.
La citología vaginal es una prueba de detección para cáncer de cuello uterino. La mayoría de los cánceres del cuello uterino se puede detectar a tiempo si una mujer se hace citologías vaginales (pruebas de Papanicolaou) de manera rutinaria.
Los exámenes de detección deben empezar a la edad de 21 años.
Después del primer examen:
Usted debe hacerse una citología vaginal cada 3 años para buscar cáncer de cuello uterino.
Si tiene más de 30 años y también le han hecho pruebas para el VPH y tanto la citología como las pruebas para el VPH son normales, le pueden hacer exámenes cada 5 años.

Citología Base Líquida

La citología en base líquida, un método que surgió con la intención de evitar los falsos resultados, y la citología convencional podrían ofrecer una  eficacia similar en la detección de lesiones cervicales precancerosas, tal como sugiere un estudio publicado en la revista “The Journal of the American Medical Association” (JAMA).

En la actualidad y a pesar de ser más cara, la citología en base líquida casi ha reemplazado a la convencional (también denominada test de Papanicolaou) en Estados Unidos, mientras que en nuestro país son cada vez más los hospitales que cuentan con esta técnica. En este novedoso procedimiento las células se introducen en un vial que contiene una solución conservante que las preserva, en lugar de ser extendidas en un portaobjetos.

Entre las ventajas que ofrece esta práctica destaca el hecho de que solo se use una pequeña cantidad de células, por lo que quedan restos suficientes para realizar otras pruebas como la del VPH (algo especialmente útil en el caso de que la citología ofrezca resultados equivocados). Por otra parte, las células no se distorsionan por la presión y se eliminan elementos que dificultan el análisis como la sangre, las células inflamatorias y el moco. De esta forma, la muestra puede ser observada de forma más rápida y fácil bajo el microscopio, lo que redunda en una mayor productividad de los laboratorios.

Histoquímica

Es un conjunto de técnicas que permiten la identificación, localización y cuantificación de una sustancia en un tejido o en una célula.

Las técnicas histoquímicas son un conjunto de técnicas usadas para la localización de moléculas, dependiendo del nivel donde estemos trabajando se llamará histo-químicas (tejidos) o citoquímicas (célula) aunque ambos términos se usan como sinónimos.

Estas técnicas se usan tanto en MO como en ME. Son por ejemplo el PAS (histoquímicas de glúcidas), Sudan III (histoquímica de grasas).

Existen distintas técnicas para la localización de los distintos componentes en la célula.

Antes del uso de los anticuerpos, estas técnicas eran las únicas que podían servir para detectar estos componentes, ahora se usan técnicas inmunohistoquímicas o inmunocitoquímicas que son más potentes.

Existe otro grupo de técnicas que son las pruebas para localizar reacciones químicas que se lleman técnicas de histoquímica de enzimas o histoquímica enzimática.

PARA LA DETECCIÓN DEL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

Las pruebas del Papanicolaou y las pruebas del virus del papiloma humano en pocas palabras son dos pruebas que permiten detectar signos que indican el posible desarrollo de cáncer cervical. La detección temprana ayuda a salvar vidas.

Estas pruebas son tipos de revisiones médicas para el control del cáncer cervical. Las mujeres se realizan revisiones periódicas con el fin de evitar contraer esta enfermedad. El cáncer cervical es el segundo tipo de cáncer más frecuente en las mujeres en todo el mundo y es causado por una infección de transmisión sexual conocida como el virus del papiloma humano.

Aproximadamente 1 de cada 4 mujeres contraerá los tipos de este virus relacionados con el cáncer cervical en algún momento de su vida. No obstante, hoy en día, solo 1 de cada 1,000 mujeres que tiene el virus desarrollan cáncer cervical. Esto se debe a que muchas mujeres saben cómo prevenir el cáncer cervical: se realizan pruebas de Papanicolaou periódicas, utilizan condones regularmente y, cuando corresponde, se realizan pruebas del virus del papiloma humano.

Estudios por Congelación in Situ

Los problemas de los carcinomas in situ se han discutido largamente en los últimos tiempos mediante numerosos trabajos, ensayos multiinstitucionales y consensos.

Este interés por los carcinomas limitados a la unidad terminal ductolobulillar y no invasores es consecuencia del aumento de su porcentaje dentro de las atipías, gracias al diagnóstico imagenológico y al extremo polimorfismo histológico que condiciona gradientes muy disimiles relacionados con su pronóstico.

Existen dos formas de carcinomas no invasores que, aunque ocasionalmente pueden estar asociados, son entidades con características diferentes. Ellas son el carcinoma lobulillar in situ y el ductal in situ, también llamado carcinoma intraductal. Nos referimos a este último tipo de carcinoma.

El tema de carcinoma ductal in situ es todo un clásico dentro de la patología maligna de mama. Este carcinoma depara siempre motivos de discusión y controversia, tanto en el diagnóstico como en sus variantes histológicas y la cambiante estrategia terapéutica.

Laglos define el carcinoma ductal in situ como un grupo heterogéneo de proliferaciones neoplásicas no invasoras con diversas morfologías y riesgos de decidivas subsecuentes y de transformación invasora.